gemelas

No se puede apreciar a simple vista. La foto no es de muy buena calidad, pero los blancos de estas pieles tienen texturas hechas con paletadas muy bastas de blancos y tierras. Estaba un poco arto de los colores casi lisos.

Estaba tan harto que exploté un día y me puse a mancharlo todo como esos ridículos anuncios de perfume en el que una mujer lanza brochazos al aire. No tan idiota pero casi. Con un poco más de miedito por aquello de no tener que salir a buscar otro lienzo, pero con bastante suciedad para lo que suelo ser. Si, en el suelo también.

Le dije a Marisol que mirase al tendido y la pinté de espaldas. (Es mentira, no se deja). Lo hice de memoria.

Sin-título-1

El caso es que allí nos fuimos al cumpleaños de Gabriela tan contentos con las dos opciones para regalar. Yo estaba seguro de que cogería el de la explosión de texturas. Ya se sabe que los muy tontos adoramos lo nuevo y rechazamos lo anterior. Pero Gabriela, sabia ella y con un exquisito gusto para el cine, (puede que no para la pintura), se quedo con las dos gemelas diciéndome que eran mucho más míos que esta locura de espátula.

Pero no acaba ahí la cosa. Un amigo escritor, Rafa, me pidió una textura para su Blog y me lié con otra explosión de estas. Y luego con otra. Tengo el cuarto…

el-patinador

Aquí homenajeando de paso al famoso patinador romántico.

cuadro-rojo2

Las cuatro torres desde la casa de Rafa

Ahora ando con el patio dividido. Ya os contaré.

 

Anuncios